por Bernardo Saravia Frias7 noviembre, 2018
Hoy cumplimos 155 años. La Procuración del Tesoro y el ejercicio de la abogacía del Estado, en noble coyunda.

Desde su origen, en tiempos de Mitre y en los albores constitucionales de la Patria, ambas estuvieron signadas por un doble fin: garantizar la seguridad jurídica y velar por los intereses del Estado.
El devenir histórico dejó en evidencia la intima ligazón de esos fines, al punto que se potencian y retroalimentan: sin estabilidad jurídica la sociedad queda sometida al giro constante, al cambio abrupto, al desequilibrio permanente; en definitiva, a un estado de crisis perenne cuya consecuencia más clara y triste es un Estado torpe, muchas veces indefenso y, lo más grave, una sociedad vulnerable a la arbitrariedad.
El tesoro que procura proteger la PTN es la seguridad jurídica; y los abogados del Estado somos sus guardianes, teniendo en claro que defendiendo al Estado, defendemos a la sociedad argentina.
Un afectuoso saludo desde la PTN a toda su gente, abogados del cuerpo y empleados administrativos, que permiten honrar día a día su noble e histórico destino.