por PTN-lado B9 agosto, 2018
LA TERCERA ES LA VENCIDA

En las relaciones personales, el recurso de preguntar tres veces lo mismo en la misma ventanilla es una costumbre que da resultado. Se puede ganar por cansancio. En el Derecho Administrativo, la reconsideración, el jerárquico o la alzada y una nueva reconsideración de cualquiera de estos últimos, no tiene ese resultado. La experiencia es que, normalmente, el expediente amontona los rechazos. La mayoría de la veces, insistir ante la misma sede administrativa es tan sólo un ejercicio de paciencia. Otras, de desinterés: pasar a la sede judicial tiene otros riesgos. Frente a ello, dejamos el auto estacionado en el playón del EJECUTIVO, escondido entre los millones de expedientes. La grúa no pasa seguido.

La Procuración esta semana la sacó a pasear y localizó un fitito arrumbado, que se salteó el plan canje: tiene turno con la justicia hace mucho más de diez años para discutir, si quiere, una multa ejecutada, a la cual se le rechazó el primer recurso optativo intentado. Dos resoluciones expresas en contra y la barrera abierta para ejercer en plenitud su derecho de defensa. Pese a ello, ha dejado correr el tiempo, asumiendo el riesgo de la prescripción. El fitito va camino al desarmadero. Las razones, desagregadas, las encuentran en este dictamen (ver dictamen).

 

Sobre El Autor
PTN-lado B