por PTN-lado B8 noviembre, 2017
Hechos, no palabras

Ayer concluimos el Congreso organizado por la Procuración del Tesoro para sus abogados, los abogados del Estado, y quisiera compartir algunas reflexiones.

La convocatoria fue dejar atrás los temas trillados y pensar en los desafíos de nuestra cotidianeidad, tan urgentes como profundos. Y lo hicimos de la mano de grandes especialistas que nos apoyaron, pero también con la visión política de los funcionarios a quiénes día a día asesoramos en la toma de sus decisiones. La conjunción de los dos vectores no puede haber sido mejor: salimos motivados a defender la sociedad argentina como nunca; porque el Estado es y representa, a fin de cuentas, ni más ni menos que eso.

Coincidió con el festejo del día del abogado del estado, que se celebra desde hace 154 años junto con la creación de la Procuración del Tesoro, uno de los organismos más antiguos y respetados del Estado. No es poco y nos impone dos obligaciones: preservar la tradición, pero también proyectarla al futuro, acompañando un Estado inteligente, que supera la dicotomía entre elefantiásico y reducido, y se pone como norte hacer, moldear la realidad para mejorar la vida de la gente. Sirva de muestra, sobre nuestra vocación de modernidad, que además de los más de mil participantes, otros tantos nos siguieron en vivo por medio de nuestro blog, “PTN lado-b” y el Facebook oficial; toda una innovación que nos llena de orgullo.

Si hay algo que rescatar de todas las opiniones vertidas a lo largo de dos días de conversaciones es nuestro deber de velar por la seguridad jurídica. Día a día, con la defensa de los millones de juicios que se plantean contra el Estado y con las opiniones de asesoramiento que impartimos, dando certeza y dinámica al funcionamiento de la administración pública.

Se enmarca, y no por casualidad, con el último mensaje de nuestro presidente, que puso a la institucionalidad como uno de los ejes centrales de su gobierno. Lo propone de manera gradual pero no por eso deja de ser revolucionario. Bienvenida la interpelación que los abogados del Estado recibimos, un mensaje de magnitud que nos obliga a ponernos a la altura de las circunstancias y defender ese valor central para todos los argentinos.

Celebro el desafío y los convoco a trabajar más arduo aún, cambiando con una actitud positiva ante cada consulta, ante cada problema que enfrentamos, descontando, por lo demás, el apoyo de la Procuración del Tesoro, que va a estar siempre presente.

Sobre El Autor
PTN-lado B